¿De qué sirve una mente brillante si no se pone en marcha?”

Adrian18

Adrián López Quirós, estudiante de la Dra. Carlota Escutia, procedente del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y que con tan sólo 25 años tiene la suerte de poder estar redactando su tesis al mismo tiempo que participa en la campaña. No es el más bisoño, Meghan, de la Universidad estadounidense de Colgate le supera en juventud.

Se embarcó con la tesis ya planteada y bastante desarrollada a partir de los datos compilados por el programa de perforación internacional. Ahora bien, la realidad está ahí fuera que decían en “Canción triste de Hill Street” y gracias a esta expedición Adrián está ratificando sus apriorismos de tierra adentro: “Todo lo que pensábamos se está confirmando y en zonas donde no había datos estamos avanzando considerablemente”. Su análisis trata de ver el momento de apertura del Paso de Drake entre el Eoceno y el Oligoceno, a partir de estudios de sedimentos y de sísmica, procesos profundos que condujeron a la formación de la Corriente Circumpolar Antártica y de los casquetes polares”. “Todo este tipo de estudios -nos explica- intenta comprender variables que al hacer un modelo de cambio climático a partir de lo que ocurrió en el pasado nos permitan entender mejor lo que nos depara el futuro, a partir de una serie de anomalías que se dan en ese período en la zona”.

Que sepamos no hay otro investigador que esté estudiando lo mismo que Adrián, pues si bien hay colaboraciones con otras universidades y los científicos se nutren de los mismos estudios, su enfoque es innovador y cuenta con la ventaja de ser el primero en acceder a estos datos que recoge la Campaña Drake 2018 y de conocer el contexto al dedillo. Pese a eso, al almeriense le puede el pudor cuando le preguntamos por si la brillantez de su expediente es la que le ha permitido subir al Hespérides: “Para venir aquí no hace falta ser un estudiante sobresaliente, hacen falta otro tipo de valores, saber compartir, el entusiasmo por el trabajo. ¿De qué sirve una mente brillante si no se pone en marcha?”.

“Al ver el Paso de  Drake frente a ti te imaginas en la distancia, sobre todo cuando ya no hay tanta luz es como la silueta de un castillo inacabable hecho de hielo”

Para prepararse, el año pasado participó ya en un proyecto australiano en el Paso de Tasmania, de donde guarda visualmente una imagen un poco diferente a la que se ha encontrado en esta parte de la Antártida. Cuando le preguntamos que cuál prefiere, se decanta sin titubeos: “Personalmente como en mi tesis llevo dos años estudiando el Paso del Drake me quedo con él”. Y no dejen de escucharle, porque en sus palabras encontrarán la más precisa y emotiva descripción del panorama y la experiencia: “Lo podría describir como un paisaje abrumador, pues mientras lo estás atravesando y dejas a un lado Sudamérica y al otro la Península Antártica,  entiendes el dinamismo de las corrientes que intentamos trazar. El trayecto en sí es bastante movido; tiene un poco de todo. Desde grandes témpanos de hielo bien estratificados hasta la visita de toda una fauna antártica. En realidad, al mirar al horizonte es como si estuvieras subido a un disco antiguo y todos los lados a tu alrededor fueran de agua”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s